Datos personales

miércoles, 11 de agosto de 2010

ISRAEL, NO TE DEJARÉ SIN CASTIGO

Israel, Dios de ninguna manera te dejará sin castigo Jer.30:11


Ninguna nación de la Tierra tiene las prerrogativas, que Dios ha dado a Israel:

“Te he amado con amor eterno” Jer. 31:3

Y Los reyes de las naciones vendrán a ti, y se postrarán delante de ti. Isaías 60:12; 14. Zacarías 14:14,16-19.

Estas verdades no pueden ser negadas por ningún creyente. Por fe creemos lo que Dios nos ha manifestado en las Escrituras. Algunos hermanos se encuentran en una disyuntiva, cuando son requeridos a opinar en relación a la guerra entre Israel y Gaza, o cualquier otra confrontación con sus vecinos más cercanos.

Un comentario de un creyente que por temor de sentirse parcializado hacia Israel optó por decir, que el pueblo de Dios no es Israel, sino la Iglesia. Y así, de un solo plumazo, este hermano sacó al pueblo hebreo de los planes eternos de Dios.

Israel fue, es y seguirá siendo el pueblo de Dios. La Iglesia es el cuerpo de Cristo. Para que no digamos cosas infundadas, dejemos que el apóstol Pablo nos aclare esta situación:

Digo, pues, ¿ha desechado Dios su pueblo? En ninguna manera. Porque yo también soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. Rom. 11:1-2

Y asimismo nos dice el escritor del libro a los hebreos.

“Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios y ellos me serán a mi por Pueblo Hb. 8:10

No os parcialicéis, Oremos por Israel y por los árabes. Y así, por todas las naciones. Pienso que a pesar de esta guerra, Dios sigue guiando a su pueblo hasta alcanzar lo que le prometió.

Y dijo a José: el Dios Omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo. Y me dijo: he aquí yo te haré crecer, y te multiplicaré, y te pondré por estirpe de naciones; y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua. Gén. 48:3-4. Por heredad perpetua. ¡Cómo lo ve!

Pero esto no quiere decir que Dios apoya todo lo que hace Israel. Trataré de explicar esto de la mejor manera posible: cuando Dios sacó al pueblo de Israel de Egipto; le mostró milagros portentosos.

Dividió las aguas del mar rojo en dos, para que pasara su pueblo por en medio de él. Les envió maná del cielo durante cuarenta años. Les dio a beber agua de la roca de Horeb, para que no perecieran.

Y aunque Dios quería conducirlos a la tierra prometida, no por eso, dejaba pasar por alto los pecados que su pueblo cometía.

En una oportunidad abrió la tierra para que tragase a los rebeldes de Coré. Nm. 16:32 en otra, les envió serpientes venenosas.Nm. 21:6

y hasta la propia hermana de Moisés fue castigada, con lepra, cuando ésta se rebeló contra Moisés, el siervo del Señor. Nm. 12:10

Queda demostrado, que no por ser pueblo de Dios, estaban exentos del castigo del Señor. A eso me refiero cuando digo: No os parcialicéis.

Además, Jehová el Señor está trabajando para que en un tiempo no muy lejano, alcance Israel lo prometido por el Altísimo. Pero no por eso, será obviado el castigo:

NO TE DEJARÉ SIN CASTIGO.

Sería interesante que pudieran leer todo el capítulo 30 de Jeremías, y observaran que el mismo Señor, que liberará a los hebreos; no los dejara sin castigo.

Añádase el capítulo 14:1-11 de Zacarías. Si un judío roba a un ciudadano; no podemos apoyar lo malo que él hace, por el solo hecho de que éste pertenezca al pueblo Dios.

Nuestro juicio debe ser justo, no obstante, seguimos creyendo, que el pueblo de Dios alcanzará la promesa de vivir para siempre en la tierra prometida.

Si tiene que hablar de Israel, hable con moderación, sin fanatismo alguno, como conviene a los santos, poniendo siempre por delante la palabra de Dios que está por encima de todos nosotros.

Además descanse en esto que Dios le dijo a Israel:

Israel, yo seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren.Ex.23:22

DIOS TE BENDIGA

Rev. Lorenzo Pino

lorenzopino2@hotmail.com